Jiri Kuchar y una expedicion en busca del arte robado por los nazis
Written by Carmen Orus
Sunday, 18 December 2011 12:53
PDF Print E-mail
There are no translations available.

Arte robado

Jiri Kuchar, un escritor checo, logró encontrar algunas de las pinturas que obsesionaron a Hitler en los últimos años de la Segunda Guerra Mundial.

El descubrimiento de Kuchar tuvo lugar en el monasterio de Doksany, al norte de la República Checa, y obtuvo como "botín" un total de dieciséis cuadros de artistas alemanes de la primera mitad del siglo XX.

Tras su subida al poder, Adolf Hitler se obsesionó con crear una de las colecciones más importantes del mundo para su disfrute personal, y para ello no dudó en saquear numerosas colecciones privadas, en especial la de ricas familias judías.

Ahora, con la noticia del descubrimiento de Kuchar todavía reciente, otras informaciones procedentes de Alemania parecen indicar que el interés por esta cuestión está más viva que nunca.

En esta ocasión ha sido el descubrimiento de unos documentos del ejército nazi lo que ha puesto a un historiador austríaco, Burkhart List, tras la pista de buena parte de una valiosísima colección de arte expoliada por el Tercer Reich a un adinerado artista judío de origen húngaro, el barón Ferenc Hatvany.

 

Según ha explicado este investigador, en fechas recientes adquirió unos antiguos documentos de la 'Wehrmacht' —el ejército nazi— que datan de la Segunda Guerra Mundial, en los que se especificaba que se había realizado un gran envío de obras de arte a unas minas ubicadas en las montañas Erzgebirge, en la frontera con la República Checa.

Dichas piezas artísticas, pertenecientes en su mayoría a la llamada Colección Hatvany, incluirían valiosísimas pinturas de Monet, Manet o Cezanne, entre otros, y estarían valoradas en más de 600 millones de euros.

El general Eisenhower y el teniente general Patton, examinando obras de arte robadas por …Ya explicamos en su momento que, durante la guerra, Hitler —en especial con la ayuda de su mano derecha Göring y del teniente coronel de las SS Adolf Eichmann— ordenó el expolio de numerosas colecciones artísticas pertenecientes a adineradas familias judías.

Buena parte de estas obras de arte se ocultó, muchas veces en minas de territorios conquistados, para evitar su destrucción a causa de los bombardeos cuando la contienda se inclinó a favor de los aliados.

Ahora List ha conseguido organizar una expedición a las minas abandonadas que se encuentran cerca de Deutschkatherinenberg (a unos noventa minutos en coche desde Dresde), donde supuestamente se habrían ocultado las preciosas obras de arte.

Hasta el momento, el investigador austríaco ha podido confirmar, con ayuda de avanzados instrumentos, la existencia de pasadizos desconocidos en la mina, y se han encontrado una ametralladora, una máscara de gas del ejército nazi y restos de explosivos. Ahora sólo falta dar con el "tesoro".

Last Updated on Wednesday, 25 April 2012 13:26