There are no translations available.

A
El arte mueve 4100 millones de euros anuales

SEGUN INTERPOL, HAY MAS DE 30.000 OBRAS DE ARTE ROBADAS

Picasso, Miró y Chagall encabezan la lista de robos, pero no faltan Vermeer, Durero ni Rembrandt.

localización arte robado

 

Probablemente el robo ocurrido el 19 de febrero en la Fundación Bührle de Zurich -obras de Van Gogh, Monet, Degas y Cezanne valuadas en 110 millones de francos suizos- ganó muchos titulares periodísticos en el mundo, pero ese robo es sólo uno entre muchos. Interpol tiene 30.000 obras en sus bases de datos y el FBI asegura que el tráfico de arte robado ronda los 4.100 millones de euros. Es el tercer delito más lucrativo, después de la venta de droga y el tráfico de armas. Según el diario The Guardian y datos de la empresa británica The Art Loss Register, Pablo Picasso -con 572 obras robadas- encabeza la lista de los 55 artistas más robados. Le siguen Joan Miró (364), Marc Chagall (317), Salvador Dalí (275), Durero (215), Rembrandt (173), Andy Warhol (171) y Renoir (169).

En la época de Internet, ¿para qué robar cuadros invendibles de artistas famosos? El diario Le Monde recuerda que en los grandes robos se trata de obras inventariadas: ningún marchand lúcido se arriesgaría a comprarlas en los próximos dos siglos. ¿Son robos por encargo para un coleccionista loco? El investigador Charlie Hill, que integró el cuerpo de Scotland Yard experto en robo de arte, dijo a The Guardian que "esa es una estupidez novelesca, pero Julio Verne fue el primero en imaginarlo, con la sala del capitán Nemo llena de pinturas. No olvidemos a personajes de ficción como James Bond, Arsene Lupin y Thomas Crown".

 



The Guardian recuerda el estudio de un criminólogo, John Conklin, quien distingue dos perfiles de ladrones de arte: el que roba por pasión -caso patológico- y el que roba por la ganancia. El primer tipo es ilustrado por el caso de Stephan Breitwieser, el francés arrestado en Suiza en enero de 2005 por haber robado más de cien obras en museos y galerías. Las guardaba en su casa para verlas mejor.

Pero es más frecuente el robo para extorsionar a las empresas de seguros, tentándolas a negociar un rescate. Para el caso de Zurich, es más conveniente pagar un rescate a los ladrones que el seguro -de 112 millones de euros- a las víctimas del robo. "No podemos excluir esa posibilidad", dice Yves Fischer, responsable del tema en la Oficina Federal de Cultura de Suiza. Se puede disfrazar el pago como una recompensa por el hallazgo de la obra. Pero además de la extorsión, las obras de arte se usan como moneda de cambio en el hampa para comprar cargamentos de droga. Fue el caso del gangster irlandés Martin Cahill, quien en 1986 encargó el robo de 18 obras de la Colección de Lord Bei, entre ellas había pinturas de Goya, Vermeer y Rubens. También está el caso de delincuentes que negocian la devolución de arte robado a cambio de una reducción de pena: cada uno consigue el seguro que puede.

Julian Radcliffe, director de The Art Loss Register, cree que otro negocio es vender las obras en el mercado negro por un valor menor. "Una obra que cuesta 100.000 euros se vende a menos de 2.500 euros y luego de más de veinte años -cuando el robo está olvidado- esa obra puede volver con un nombre falso y cotizarse mejor". El sitio Art Theft (www.saztv.com) tiene una larga lista de obras maestras robadas, encabezada por "El concierto" del holandés Jan Vermeer, robada en marzo de 1990 del Gardner Museum en Boston. La recompensa es de cinco millones de dólares, pero aún no apareció. Es que el robo y la falsificación de obras de arte son la cara ingrata -y antiquísima- de la propia historia del arte.