El hombre sin rostro
Sábado, 30 de Octubre de 2010 12:19

Contratar un detective privado en Barcelona

 Wolf comenzó su andadura al huir a Rusia escapando del régimen nazi. Su talento sorprendió a las autoridades soviéticas y se libró de participar en la guerra. Tras la contienda, regresó a la Alemania ocupada por la Unión Soviética donde empezó su carrera en el servicio de inteligencia. Dirigió el espionaje exterior a partir de 1952. Pero nadie tuvo una foto de él hasta 1978. Esta capacidad de camuflaje le valió durante años el apodo del "hombre sin rostro".

Con una red móvil de múltiples extensiones y omnipresente en Occidente, Wolf consiguió llegar con sus agentes hasta el cuartel general de la OTAN en Bruselas, donde infiltró un agente que estuvo enviando material durante 20 años hasta ser descubierto en 1989.

 El espía Romeo

En su círculo, Wolf también era conocido por la "Estrategia Romeo". Como si de una imitación de James Bond se tratase, durante su servició en Bonn, antigua capital de Alemania Federal, embaucaba con sus encantos a solitarias secretarias de cargos importantes en  organismos públicos y  las convertía directa o indirectamente en colaboradoras de la Stasi.

En 1986, Wolf se retiró voluntariamente como jefe de los servicios de espionaje, según algunos, por su descontento con el sistema. Wolf calificó posteriormente este proceso como "el mal camino hacia la comprensión". Tras la caída del muro, la justicia de la Alemania reunificada comenzó a perseguirlo y huyó pidiendo asilo político en Moscú hasta que se entregó en 1991.

A su entrada en Alemania, el fiscal esperaba en la frontera para encausarlo. Fue condenado en 1993 a seis años de prisión por traición a la patria. Cuatro años después fue revocada la sentencia y Wolf quedó en libertad condicional. Wolf pasó su última época como espía retirado dedicándose a escribir libros.

Con su muerte, termina la carrera de uno de los personajes más controvertidos de la Guerra Fría, Un hombre que apoyó una dictadura en nombre de una supuesta "justicia" y nunca mostró arrepentimiento, pero supo sacar conclusiones.