El museo desaparecido
Sábado, 30 de Octubre de 2010 12:22

Detectives en Barcelona seguimientos 

 

Durante la Segunda Guerra Mundial, los nazis orquestraron una trama destinada al robo sistemático de obras de arte en toda Europa que fueron sustraídas de las casas de familias de coleccionistas, muchas de ellas judías, y de museos. Posteriormente, fueron trasladadas a Alemania con la intención de engrosar las colecciones del museo de arte europeo que Hitler planeaba crear.
Obras maestras de la pintura occidental fueron a parar a manos de los gerifaltes nazis o acabaron en el floreciente y turbio mercado del arte de la guerra y la posguerra. Ése fue el destino de miles de lienzos de maestros como Vermerr, Brueguel, Rembrandt, Goya, Van Gogh, Cézanne, Renoir, Picasso, Matisse Bonnard, etc. Acabada la guerra la pista de muchos de ellos se perdió definitivamente, mientras que otros volvían a manos de sus legítimos propietarios, recuperadas por las tropas aliadas.
Hector Feliciano (de oficio periodista, y de buena afición "detective") ha tenido acceso a comprometedores documentos recientemente descalificados, y ha entrevistado a víctimas, testigos y colaboradores supervivientes en el expolio.