La Guardia Civil trabaja en recuperar unas 20 obras de arte robadas en los ultimos anos
Escrito por Carmen Orus
Lunes, 06 de Junio de 2011 15:44
PDF Imprimir E-mail

Arte robado Barcelona

El robo del Códice Calixtino en la catedral de Santiago de Compostela ha puesto al patrimonio histórico artístico en el punto de mira. En Navarra apenas hubo en 2010 una decena de robos , una cifra poco significativa para los expertos si se tiene en cuenta que en la Comunidad foral existen unas 10.000 piezas de cierto interés cultural. De la decena de robos ocurridos en 2010, seis fueron en ermitas (Virgen de la Cuesta de Mués, Virgen de las Cuevas de Viana, Virgen Blanca de Lerín, Santa Brígida de Olite, Virgen de los Remedios de Sesma, y ermita del Calvario de Lodosa). Y de los otros tres, uno se produjo en el Monasterio Santa Clara de Fitero, otro en la iglesia de San Adrián, y un tercero en la iglesia de Espronceda. Entre tanto, agentes de la Brigada de Investigación contra Delitos del Patrimonio Histórico Artístico siguen tratando de recuperar piezas sustraídas en nueve robos cometidos en iglesias y ermitas durante las últimas dos décadas.

El número de robos contra el patrimonio histórico artístico ha descendido, sin embargo, los ladrones de arte han puesto sus ojos en los yacimientos arqueológicos. La Guardia Civil explica que los dos grandes yacimientos que existen en Navarra, el de Rada y el de Andelos, se encuentran muy bien protegidos y destacan la estrecha colaboración que existe entre ellos y las diferentes instituciones del Gobierno de Navarra, como Príncipe de Viana.

La Brigada de protección del Medio ambiente de Policía Foral ha realizado en los últimos 6 meses 93 servicios relacionados con el control del patrimonio, fundamentalmente en yacimientos arqueológicos. Desde este cuerpo explican que en este tipo de delitos colaboran con Guardia Civil, cuerpo que tiene más experiencia en la recuperación de obras de arte.

Atrás quedan los peores años para el patrimonio artístico de la Comunidad foral, la década de los setenta, cuando los ladrones expoliaban iglesia tras iglesia. Una patada en la puerta de una de las 700 ermitas que existen en Navarra era lo único que separaba a los cacos de una talla románica, parte de un retablo o cualquier otra pieza de valor.

Desde el departamento de arte del Arzobispado explican que el patrimonio histórico artístico de Navarra es numeroso pero apenas atesora piezas de gran valor económico, salvo el retablo de San Miguel de Aralar, repuesto ahora hace veinte años después de ser robado por "Erik el Belga" en 1979, y considerado como la mejor obra de esmaltería medieval del mundo.

El Arzobispado también está de acuerdo con los expertos de la Guardia Civil que señalan una drástica disminución de este tipo de robos: "El mercado de las antigüedades ya apenas tiene salida, salvo obras muy puntuales y de un alto valor. Antes, en cualquier casa se veía la talla de una virgen, ahora, lo sacro no entra en el hogar".

Una de las medidas que adoptó la Iglesia para contrarrestar el expolio que sufrió fue vaciar todo lo valioso que pudiera haber en las ermitas y trasladarlo a las iglesias de los pueblos, donde un religioso o un vecino guarda la llave. "Antes las iglesias estaban abiertas todo el día, ahora, en cambio, tienen que estar cerradas para preservar los objetos de valor que albergan. Esto ha supuesto una pérdida de la fe y de la piedad. Somos conscientes de que la Iglesia administra un patrimonio histórico y cultural de gran importancia procedente de una vida de fe, y nuestra obligación es preservarlo para que siga siendo así".

Trabajos por encargo

Investigar este tipo de delitos es complejo. La denuncia del robo de una obra de arte no siempre se produce de manera inmediata. Las ermitas, habitualmente situadas en los altos de montes y en lugares de difícil acceso, permanecen cerradas durante los meses de invierno y no es hasta primera o verano, con la llegada del buen tiempo y de las romerías, cuando se percatan de que han sido víctimas de un robo. Para entonces pueden haber pasado meses y apenas queda rastro de los ladrones. Ni de lo robado.

Cuando una pieza de arte es robada, la prioridad de los cuerpos policiales consiste en recuperarla. En ocasiones, puede suceder que los agentes hayan identificado a los autores del robo pero que no les detengan porque se corre el riesgo de que destruyan la obra, explican desde la Brigada de Investigación contra Delitos del Patrimonio Histórico Artístico de la Guardia Civil.

Los autores materiales del robo no suelen ser el destino final de lo robado. Ellos actúan de meros intermediarios. Los verdaderos artífices intelectuales se pasean por museos, iglesias, y salas de exposición apuntando en su libreta los objetos o piezas de arte que les interesan. Después, encargan el robo y otra persona, que ni tan siquiera conoce a quien ha hecho el encargo, lo ejecuta. En apenas unas horas esa pieza puede volar camuflada hacia las antípodas.

El otro tipo de ladrón, aquel que no actúa por encargo, no sabe el valor de lo que roba, y lo único que persigue es conseguir dinero en efectivo. Pero esta tarea es más complicada de lo que parece. Los anticuarios tienen un registro de entrada y salida de cada obra, a quién se la venden y por cuánto dinero, que los agentes de la Guardia Civil inspeccionan ante la sospecha de la procedencia de las piezas. Las salas de subastas de arte también envían sus catálogos a los expertos de la Guardia Civil por si identificaran alguna pieza robada.

La delincuencia de este tipo de delitos no es provincial sino multinacional. En cada provincia existe una brigada de la Guardia Civil, especialista en el tema, en contacto con la Unidad Central Operativa (UCO) de Madrid. Comparten una amplísima base de datos con todas las obras que han sido robadas, y que también utilizan el resto de policías europeas. Las fotografías y la descripción de lo robado es fundamental para su recuperación.

LAS OBRAS DE ARTE ROBADAS QUE AÚN NO SE HAN RECUPERADO

Del retablo de Aralar. Los esmaltes de retablo de Aralar, la mejor obra de esmaltaría medieval del mundo fueron robados en la noche del 25 al 26 de octubre de 1979. Se recuperó entre 1981 y marzo de 1986 en distintas ciudades europeas. El retablo regresó a Aralar en 1991. Faltan por recuperar elementos decorativos.

Estella. En 1979 fue robado todo el ajuar de plata (cálices, copones, relicarios) de la parroquia de San Pedro de la Rúa. Aún no se ha recuperado ninguna de las piezas, entre ellas se encuentra alguna tan significativa como un relicario del Lignum Crucis gótico. También, por las mismas fechas, fue robada en la parroquia de San Juan, la Virgen de las Antorchas del siglo XIII.

Pamplona. En la Catedral de Pamplona se robaron en 1982 varios cálices.

Cárcar. En la ermita de Cárcar fue robada en 1982 una talla gótica de la virgen.

Góngora. De la parroquia de Góngora se robaron en 2002 varias imágenes del retablo. Se han recuperado varias.

Setuáin. En 2003 se robó en la parroquia de Setuáin la talla de una virgen gótica.

Zolina. En 1986 se robó la talla de Santa Ana, del siglo XVI

Ubani. Fueron robados en 1980 los relieves de San Jerónimo, los de San Francisco de Asís y pequeñas esculturas del retablo mayor, fechado en 1554

Gallipienzo. En 1976 fueron robadas de la Iglesia del Salvador dos tablas del retablo mayor, de la primera mitad del siglo XVI.

LAS OBRAS DE ARTE ROBADAS QUE SÍ SE HAN RECUPERADO

1998. Abárzuza. La Guardia Civil recuperó un talla de finales del siglo XVIII sustraída de la ermita de Santa Bárbara de Abárzuza

1998. Pamplona. La Policía Nacional recuperó un libro del siglo XVI robado de la Biblioteca General de Navarra.

1999. Viana. Agentes de la Guardia Civil de Alicante recuperaron dos lienzos del siglo XVII que habían sido robados de la ermita Nuestra Señora de las Cuevas.

1999. Arguiñáriz. La Policía Nacional encontró una talla de Santa Águeda, de entre finales del siglo XVII que habían sido robada de la iglesia.

2000. Bera. La Guardia Civil se incautó de piezas de arte del siglo XVII que dos personas intentaban pasar a Francia

2000. Unzu. La Policía Foral incautó a dos hombres piezas sustraídas de la ermita de Unzu que habían sido desmontadas del retablo del XVII.

2003. Pamplona. La Guardia Civil recuperó obras de arte religioso robadas en Góngora y Ballariáin.

2003. Estella. La Guardia Civil y el Arzobispado recuperan unas vinajeras del XIII robadas por Eric El Belga en 1979 de la parroquia de San Pedro

2004. Pamplona. Guardia Civil recuperó piezas que habían sido robadas en Arizkun.

2005. Pamplona. Guardia Civil recuperó en Navarra 7 libros del XVI y XVII robados en la Pamplona.

2009. Pamplona. La Guardia Civil detuvo en un hotel de Pamplona a un ciudadano húngaro con 67 mapas y manuscritos de los siglos XVI y XVII.

2010. Mués. Encuentran dos tallas robadas de la ermita de Mués.

2010. Espronceda. Recuperan el mantón de la virgen que había sido robado.

Última actualización el Martes, 18 de Octubre de 2011 09:14