El ladron de guante blanco
Escrito por Carmen Orus
Domingo, 18 de Diciembre de 2011 12:53
PDF Imprimir E-mail

 

Detectives busqueda arte robado

 

Disgusta leer en los periódicos, cada cierto tiempo, una noticia sobre nuevo robo en un museo. ¿Hasta dónde llega la falta de seguridad de estos centros de arte, cuando lo sorprendente es que a simple vista toman todo tipo de precauciones para que este tipo de cosas no sigan pasando? Las mafias que se encargan de apropiarse del bien artístico ajeno operan como si se tratara de la película Robo en el museo. El ladrón admira la fortuna que tiene ante sus ojos, y en un momento en el que el guarda no está delante, se apropia sin más de la reliquia. Pero en este caso no hablamos de joyas de precias preciosas, no, sino de cuadros de grandes dimensiones que no pasan desapercibidos ni mucho menos.

 

Son diez años en los que estos usurpadores se llevan de un plumazo obras maestras de Picasso, Matisse, Goya, Rambrandt...sin olvidar el famoso robo de El grito, de Edvard Munch, que se pudo hallar por suerte a los dos años y en buen estado. Pero todavía siguen desaparecidas otras obras como La danza, de Picasso o Marina, de Monet, robada en 2006 en un museo de Río de Janeiro.

No, no se trata de ninguna novela policíaca. Es la realidad del crimen cultural. Porque se trata de una práctica que no está tan mal vista como otro tipo de robos, se trata más bien de una fechoría anecdótica, pero que esconde todo un abanico de fines delictivos. Porque comprar arte robado es difícil, más cuando se trata de un cuadro buscado por todo el mundo. Su función es más bien económica. Entre otras cosas, se pueden utilizar para pedir rescates o como chantaje. Pero muchos museos, hartos de estar avisados de que el ladrón anda suelto, no aprenden y vuelven a caer en la trampa. Porque la alarma de la vitrina donde se hallaba La pastorale de Henri Matisse en el Palais de Tokio no funcionaba desde hace dos meses. Lejos queda el famoso ladrón de guante blanco. Este tipo de robos sigue dejando atónitos a las autoridades. O con cara de póquer.

 

Última actualización el Miércoles, 02 de Mayo de 2012 13:50