Arte afgano robado durante la guerra regresa a casa
Escrito por Carmen Orus
Viernes, 03 de Agosto de 2012 17:13
PDF Imprimir E-mail

 

Arte robado

Fue un traumático destierro y un largo regreso a casa: este domingo, cientos de obras de arte regresaron al Museo Nacional de Afganistán, de donde habían sido robados por manos inescrupulosas durante la guerra de los años noventa.

Algunas de las piezas, tales como unas estatuas de Buda y unas intrincadas esculturas de marfil, tienen hasta 4.000 años de antigüedad.

El Museo Británico colaboró con el retorno de los objetos, que habían sido sustraídos del museo y colocados en el mercado negro. Algunos fueron localizados por la policía, otros fueron comprados por donantes generosos que, a sabiendas o a oscuras, se hicieron con ellas.
El reencuentro
El periodista de la BBC Aleem Maqbool fue testigo de cómo el museo recibió los artefactos, cual hijos pródigos que nunca se creyó volverían a ver.

Un equipo encabezado por el joven curador Fahim Rahimi estuvo a cargo de destapar las primeras cajas, un momento que esperó por meses.

'Todo el personal del museo se reúne alrededor de ellas, y guardan silencio cuando Fahim desatornilla uno de los contenedores', describe Maqbool.

Adentro yace una estatua de Buda, bellamente preservada, de unos 1.800 años de antigüedad. Una barra de madera le cruza el pecho para mantenerlo inmóvil dentro de la caja, pero por un lado asoma la mano derecha del dios, en un gesto de confianza y serenidad.

'Está de vuelta, pero ha tomado 20 años y ha sido todo un viaje', continúa el periodista.

La segunda caja es abierta con la misma temblorosa emoción que la primera. Removida la tapa, decenas de preciosos artefactos de menor tamaño quedan al descubierto.

'Estoy feliz, pero no sólo como arqueólogo - le dice Rahimi a nuestro corresponsal-. Estoy feliz como afgano de que todas estas piezas, que son tan importantes para nuestra historia y nuestra cultura estén otra vez con nosotros'.

La recuperación
Entre ellas hay delicadas decoraciones de muebles que datan del siglo I a.C., estatuillas y botellas de miles de años de antigüedad, procedentes de Begram.

Algunas de ellas fueron interceptadas en la frontera cuando traficantes intentaban sacarlas del país, otras fueron recuperadas gracias a investigaciones policiales en el Reino Unido.

La estatua de Buda fue hallada en Japón. 'Estamos muy agradecidos con el donante anónimo que la compró para nosotros', señala Fahim.

Pero, ahora que están en casa después de dos décadas de dar vueltas por el mundo, es difícil no preguntarse qué les depara el futuro.

'¿Podría Afganistán verse sumida otra vez en un caos tal, que el museo nacional sea susceptible de ser saqueado a voluntad? ¿Respetarán siempre los líderes del país su herencia, aún pre Islámica?', se pregunta el periodista, y le inquiere al curador.

'Con el favor de Dios, nunca volveremos a pasar por un tiempo tan malo otra vez. Necesitamos estas cosas para recordarle a nuestra gente nuestra rica cultura y quiénes somos', responde, sin dudarlo, Fahim.
Última actualización el Jueves, 09 de Agosto de 2012 11:05