El detective en el mundo
Nuestro Sherlock Holmes
Escrito por Carmen Orus
Miércoles, 21 de Septiembre de 2016 07:31
PDF Imprimir E-mail

Desde la llegada de la ciencia forense al estilo CSI, la labor de los detectives privados en los grandes crímenes parece tener poca cabida. Las caras pruebas periciales, el ADN como testigo... llevan a pensar en los private eye, como los llaman en EE.UU., como una especie a extinguir, condenados a investigar adulterios o falsas bajas laborales y cobros a seguros.

Por eso, cuando uno se encuentra con una historia como la de Jorge Colomar hasta se emociona. Tras entrar como ayudante en una agencia de detectives de la España anterior a la democracia, Colomar fundó en 1978 su propia empresa. Con masters en investigación y seguridad en EE.UU. e Israel, tiene una diplomatura en Dirección de Seguridad de Empresa por ICADE y fue el primer detective del país que tuvo autorización para investigar asuntos criminales, según explica en su web. Varios de sus investigaciones, como el ‘El asesinato de Caspe’, ‘El asesinato de Esperanza Comas’ o el de ‘Ramón Laso, el doble parricida de Amposta’; han aparecido en los medios de comunicación. Tanto que un reportaje sobre él de El País en 1990 se tituló “Los casos resueltos del sabueso Colomar”. En él explican que es “ex legionario, escritor de libros de filosofía oriental y piloto de aviación privado”, además de desmesuradamente alto y que su agencia, al menos entonces, se dedicaba principalmente a investigar “temas financieros y de espionaje industrial, líos de faldas y muy de cuando en cuando asesinatos”.

El siguiente gran reportaje sobre él, no sobre sus casos, fue hace unos pocos meses en el programa de La Sexta Equipo de Investigación, donde lo localizan tras “semanas de espera”.
Ha cambiado su oficina en Barcelona por otro en un pueblo a 30 kilómetros de Girona. En su pequeño despacho, rodeado de libros de criminología, Colomar fuma un cigarro. Tiene 61 años y un bigote a lo Tom Selleck. Define a los detectives privados como personas muy observantes de la justicia. Sus honorarios, bastante elevados, garantizan los mejores resultados que el dinero puede comprar. Quizá su último caso mediático sea la mejor prueba. Gracias a él se detuvo a Ramón Laso, un parricida convicto en 1990 que, para poder continuar con la relación sentimental que mantenía con su cuñada, mató al marido de esta y a su propia mujer. Laso fue este pasado octubre declarado culpable por un jurado popular, siendo el primer caso en España en el que hay condena sin haber ni cadáver, ni restos biológicos, ni confesión. En esa primera entrevista con El País, Colomar aseguraba no soportar a los periodistas, pero reconocía que de vez en cuando se hace pasar por uno para lograr sus objetivos. Cuando habla con La Sexta, avisa que si la pregunta no le interesa, se sale por “la calle del medio”.

Aparte de la información que se aporta en esta página -ver vídeos- sobre Jorge Colomar hay mucha información en internet. Los servicios que presta su agencia Investigator Detectives se ecuentran aquí, en esta web. Y también en Jorge Colomar Detective y en Jorge Colomar Detectives.



Carlos Carabaña


Última actualización el Miércoles, 21 de Septiembre de 2016 10:50
 
El Sherlock Holmes español
Escrito por Carmen Orus
Miércoles, 21 de Septiembre de 2016 07:31
PDF Imprimir E-mail

Desde la llegada de la ciencia forense al estilo CSI, la labor de los detectives privados en los grandes crímenes parece tener poca cabida. Las caras pruebas periciales, el ADN como testigo... llevan a pensar en los private eye, como los llaman en EE.UU., como una especie a extinguir, condenados a investigar adulterios o falsas bajas laborales y cobros a seguros.

Por eso, cuando uno se encuentra con una historia como la de Jorge Colomar hasta se emociona. Tras entrar como ayudante en una agencia de detectives de la España anterior a la democracia, Colomar fundó en 1978 su propia empresa. Con masters en investigación y seguridad en EE.UU. e Israel, tiene una diplomatura en Dirección de Seguridad de Empresa por ICADE y fue el primer detective del país que tuvo autorización para investigar asuntos criminales, según explica en su web. Varios de sus investigaciones, como el ‘El asesinato de Caspe’, ‘El asesinato de Esperanza Comas’ o el de ‘Ramón Laso, el doble parricida de Amposta’; han aparecido en los medios de comunicación. Tanto que un reportaje sobre él de El País en 1990 se tituló “Los casos resueltos del sabueso Colomar”. En él explican que es “ex legionario, escritor de libros de filosofía oriental y piloto de aviación privado”, además de desmesuradamente alto y que su agencia, al menos entonces, se dedicaba principalmente a investigar “temas financieros y de espionaje industrial, líos de faldas y muy de cuando en cuando asesinatos”.

El siguiente gran reportaje sobre él, no sobre sus casos, fue hace unos pocos meses en el programa de La Sexta Equipo de Investigación, donde lo localizan tras “semanas de espera”.
Ha cambiado su oficina en Barcelona por otro en un pueblo a 30 kilómetros de Girona. En su pequeño despacho, rodeado de libros de criminología, Colomar fuma un cigarro. Tiene 61 años y un bigote a lo Tom Selleck. Define a los detectives privados como personas muy observantes de la justicia. Sus honorarios, bastante elevados, garantizan los mejores resultados que el dinero puede comprar. Quizá su último caso mediático sea la mejor prueba. Gracias a él se detuvo a Ramón Laso, un parricida convicto en 1990 que, para poder continuar con la relación sentimental que mantenía con su cuñada, mató al marido de esta y a su propia mujer. Laso fue este pasado octubre declarado culpable por un jurado popular, siendo el primer caso en España en el que hay condena sin haber ni cadáver, ni restos biológicos, ni confesión. En esa primera entrevista con El País, Colomar aseguraba no soportar a los periodistas, pero reconocía que de vez en cuando se hace pasar por uno para lograr sus objetivos. Cuando habla con La Sexta, avisa que si la pregunta no le interesa, se sale por “la calle del medio”.

Carlos Carabaña

 

 
DETECTIVES PRIVADOS
Escrito por Carmen Orus
Martes, 30 de Agosto de 2016 14:09
PDF Imprimir E-mail
Investigator - El detective en el mundo

detectives barcelona, detectives girona, detectives andorra

En las dos últimas décadas, he conocido   a unos cuantos representantes de este gremio, algo denostado por el cine, la televisión y hasta por el lenguaje. Las infidelidades y la comprobación de las bajas laborales siguen siendo los encargos más comunes que reciben. Pero hay unos cuantos de ellos que han protagonizado episodios que ni el cine negro ni los grandes de la literatura podrían haber ideado.

No lucen largas y raídas gabardinas, ni tienen botellas de whisky escocés en los cajones de sus despachos, ni se parecen al Sam Spade de Hammett que encarnó Humphrey Bogart. Al menos los detectives privados que yo conozco se alejan de los cánones del cine negro americano. Ni siquiera son tan duros como el Germán Areta creado por José Luis Garci e interpretado por Alfredo Landa en El crack. Tampoco se dedican en exclusiva a perseguir infidelidades ni a espiar a políticos, como podría parecer a tenor de los sabido en los últimos tiempos.

En las dos últimas décadas, he conocido a unos cuantos representantes de este gremio, algo denostado por el cine, la televisión y hasta por el lenguaje, que les ha reservado epítetos como sabuesos o huelebraguetas. Las infidelidades y la comprobación de la veracidad de las bajas laborales siguen siendo los encargos más comunes que reciben, de los que viven la mayoría de los 3.000 investigadores privados con licencia en España. Pero hay unos cuantos de ellos que han protagonizado episodios que ni el cine negro ni los grandes de la literatura del género podrían haber ideado. Fue un despacho de detectives quien estaba detrás de lainvestigación periodística que acabó con la carrera de Ramón Calderón como presidente del Real Madrid cuando se descubrió la presencia de falsos compromisarios en una asamblea del club. Y fue un investigador privado quien grabó a Ignacio González durante un viaje a Colombia, imágenes que luego fueron difundidas en varios medios.

Los detectives, pese a lo que hemos visto en el cine, no pueden esclarecer delitos. Tienen muy bien delimitadas sus funciones Los detectives, pese a lo que hemos visto en el cine, no pueden esclarecer delitos. Tienen muy bien delimitadas sus funciones y cuando tienen noticia de la comisión de un delito, deben comunicarlo a la policía y así lo hacen la mayoría. Hay uno de ellos, especializado en delincuencia económica, que está detrás de varias grandes operaciones contra la corrupción y el crimen de cuello blanco. Gerardo Díaz Ferrán, el expresidente de la CEOE, y el liquidador Ángel de Cabo están entre rejas gracias a que el despacho de abogados que representaba a los acreedores de Díaz Ferrán contrató los servicios de este detective, que encontró una buena parte de los bienes que el expresidente de Marsans quiso hurtar a la justicia y a sus acreedores. El mismo investigador descubrió una multimillonaria estafa a dos hermanas de la nobleza española perpetrada por un abogado y el hermano de éste, un párroco, confesor de las nobles. Este mismo investigador, para quien no existen las fronteras a la hora de encontrar propiedades o dinero en cuentas bancarias, fue quien identificó al pederasta del que hablaba en la última entrega de La Pringue.

“Si no te falta trabajo, no necesitas salir en la tele. Los que veas en la tele de mi gremio, es que están a dos velas”, me repite muchas veces un detective de los que nunca quieren estar delante de los focos. Me lo decía en referencia a Método 3, la archiconocida agencia barcelonesa, hoy en liquidación y con sus informes a la venta al mejor postor.

El detective más cinematográfico que conozco vive en la costa catalana, alejado del ruido y disfrutando de los beneficios de una carrera en la que no le ha faltado de nada: cruzó la frontera entre Francia y España con un empresario que debía millones a sus trabajadores secuestrado en el maletero de un coche y hasta ha resuelto varios crímenes. Altísimo, de manos y pies grandes, de hueso ancho, con voz profunda, adiestrado en el ejército, Jorge Colomar es capaz de pilotar aviones y seguro que podría protagonizar una serie con su nombre. Fue él quien esclareció el crimen de Antonia Torres, una joven de 19 años que desapareció sin dejar rastro. La policía cerró el caso como una fuga, pero ocho años después la madre llamó a una vidente que estaba en un programa de radio nocturno y la adivina le dijo que su hija estaba muerta. El detective oyó el programa y se puso en contacto con la madre de la chica, que le contrató. El investigador ese entrevistó con todos los amigos de Antonia y descubrió que tenía un novio; se enteró de que la chica estaba embarazada en el momento de su desaparición, algo que sólo sabían dos de sus amigas íntimas; y habló mucho con el novio de Antonia, hasta que le hizo incurrir en varias contradicciones.

Con el informe que elaboró se presentó en el Grupo de Homicidios de la Policía de Zaragoza, que sólo tuvo que confirmar el trabajo que había hecho el detective, gracias al que el novio de la víctima pudo ser condenado a 20 años de prisión. Incluso dieron con los restos de Antonia: unos huesos en una vieja cabaña de pastores entre los que se encontraba un fragmento de cráneo con un agujero correspondiente a una bala del calibre 22. La chica fue asesinada por su novio cuando éste se enteró de que estaba embarazada y ante su resistencia a abortar.

Manuel Marlasca


Última actualización el Martes, 30 de Agosto de 2016 18:57
 
Investigator Detectius a Girona. Els millors detectius al seu servei.
Escrito por Carmen Orus
Lunes, 11 de Agosto de 2014 13:55
PDF Imprimir E-mail
investigator

Investigator Detectius Girona, és una agència líder d'Detectius Privats al sector de la Investigació privada. El seu major éxit és deu a partir de les innovadores i Vigents Tècniques d'Investigació i l'Seu expert equip capaç d'escollir la tecnologia adequada per a cada cas.

L'empresa Investigator Detectius Girona ofereix el millor servei al client gràcies la seva pròpia selecció de tècniques per a actuar i resoldre cada un dels diferents casos que es presenten. Són diversos els anys en els que porten exercici aquesta feina, de manera que tindrà l'oportunitat de gaudir de la seva gran experiència. L'equip humà que constitueix l'empresa ha estat format tant de manera física com intel · lectual; així, d'aquesta manera, pot actuar davant de qualsevol imprevist amb total eficàcia. D'altra banda, en alguns moments es requeriran coneixements específics per solucionar algun problema. És per això que l'equip de Investigator Detectius Girona disposa d'un nombrós personal, ja sigui de criminalistes, advocats o experts en electrònica; a més, de tenir un total accés amb col · laboradors experts en segons quins matèries.

Ara bé, l'empresa ofereix els seus serveis per a la investigació de índoles familiar, ja que els problemes personals són, gairebé sempre, els més complexos de solucionar. És per això que aquest equip de professionals treballa i atén de forma humana, alhora que comprèn els sentiments dels seus clients. En aquest cas, aquests especialistes poden treballar tant en una infidelitat conjugal, recerca de persones, custòdia dels fills, amenaces, pensions, robatoris, fraus o furts, herències o informes pre-matrimonials entre molts altres.

Així mateix, Investigator Detectius Girona també realitza investigacions dins del món laboral, financer o industrial; pel fet que les noves tecnologies i infraestructures poden arribar a generar conflictes interns que necessiten una resolució professional, a més dels seus propis empleats. Dins d'aquest camp, els investigadors poden treballar en informes prelaborals, controls comercials, compres o d'ordre intern, baixa productivitat, absentisme laboral, furts i desaparicions o deslleialtat d'directes entre d'altres.

Finalment explicar, que l'empresa també ofereix serveis per a advocats pel fet que la investigació privada és un treball orientat a la consecució de dades, proves i informació, l'objectiu és saber tota la veritat.

Última actualización el Martes, 19 de Agosto de 2014 13:50
 
Senales de una infidelidad. ¿Como llegar a saberlo con certeza?
Escrito por Carmen Orus
Lunes, 11 de Agosto de 2014 13:34
PDF Imprimir E-mail
infidelidad-investigador

Las relaciones de pareja atraviesan, en ocasiones, periodos turbulentos. Las situaciones de estrés, los conflictos laborales o las desavenencias en la convivencia son algunos de los motivos que contribuyen a mermar la confianza y cercanía tan fundamentales para sentirse parte de un equipo.

En la mayoría de los casos estas crisis se solucionan por sí mismas, permitiendo que la calma y la tranquilidad vuelvan a ser parte cotidiana de la relación. Sin embargo, también cabe la posibilidad de que la distancia cree una brecha insalvable y que finalmente entren en escena terceras personas.

Sufrir una infidelidad es algo doloroso y un síntoma inequívoco de que algo no marcha como cabría esperar. Las primeras señales son las más difíciles de detectar y aún después es complicado estar 100% seguros de que se está produciendo un engaño. Llegar tarde a casa, restos de perfume en la ropa, la existencia de objetos desconocidos en los bolsillos o una actitud extraña al responder por teléfono o consultar los mensajes del móvil son algunos de los signos más comunes.

Pero esto no es nunca suficiente para estar del todo seguros. Para evitar esta incertidumbre, son muchas las personas que contratan los servicios de detectives privados, quienes haciendo uso de las mejores técnicas de investigación podrán confirmar o desmentir estas sospechas.

En Investigator Detectives trabajamos con mucha cautela y precisión, midiendo cada uno de nuestros pasos y cerciorándonos de que nuestros clientes reciben un servicio acorde a las circunstancias. Realizar una investigación en la que hay una fuerte carga sentimental es un reto añadido para cualquier profesional de este campo, pues habrá que lidiar no sólo con los obstáculos naturales del entorno sino también tener en consideración la salud emocional de las personas con las que estás tratando.

Para investigar una infidelidad nos adentramos en la historia de la pareja, analizamos los comportamientos más evidentes y utilizamos los últimos equipos tecnológicos que están a nuestra disposición para así obtener pruebas inequívocas de los hechos cometidos. Todo ello con la máxima discreción que cabe esperar de un detective de gran prestigio y con una amplia trayectoria laboral.

Los detectives de infidelidades avanzamos paso a paso, respetando en todo momento los deseos de nuestros clientes, y esperamos pacientemente el momento oportuno para desenmascarar el engaño. Así que si sospechas que tu pareja puede estar siéndote infiel y necesitas pruebas que lo confirmen, no dudes en contratar los servicios de un detective profesional. En Investigator Detectives estaremos encantados de ayudarte.

Última actualización el Lunes, 11 de Agosto de 2014 14:45
 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>
Página 1 de 14