El detective famoso Dashiell Hammett
Sábado, 30 de Octubre de 2010 12:56

Detectives en Barcelona para empresas


Detective privado y escritor famoso Dashiell Hammet

Dashiell Hammett usó varios seudónimos y empleó el género policíaco como denuncia de corrupciones políticas

El escritor estadounidense Dashiell Hammett, nacido el 27 de mayo de 1894 en Saint Mary´s, Maryland, es recordado por su famosa novela 'El halcón maltés', la cual fue escrita y publicada hace 80 años, para luego ser llevada a la pantalla de plata por el cineasta John Huston.  

Hammet, quien también se llamaba Samuel, creció en las calles de Filadelfia y Baltimore, sin tener una educación formal, pues dejó la escuela cuando apenas contaba con 13 años de edad.  

Desempeñó diversos oficios y trabajó en diferentes lugares del país: mensajero para los ferrocarriles, dependiente, mozo de estación y trabajador en una fábrica de conservas, entre otros.  

El enigmático escritor de relatos policíacos firmó algunas de sus obras con diferentes seudónimos, entre ellos, Peter Collinson, Daghull Hammett, Samuel Dashiell y Mary Jane Hammett.  

Su constante búsqueda de empleo lo llevó, en 1915, a ingresar a la 'Pinkerton´s National Detective Agency', de Baltimore, como detective privado, experiencia que le proporcionaría todo el material necesario para la realización de sus futuras novelas del género.  


Pero Hammett no sólo contaba la historia, sino que también había vivido los hechos. Aprendió el oficio del detective James Wright, quien según la crítica se convirtió en su ídolo y le inspiró la novela 'El agente de la Continental'.  

En junio de 1918 abandonó la agencia y se alistó en la Armada, pero la tuberculosis que contrajo provocó su baja médica en menos de un año. De hecho, Hammett sufriría de mala salud el resto de su vida por los brotes de dicho mal y el alcoholismo.  

Hammett fue un tipo desconfiando y contradictorio, pues mientras fue investigador privado, una de sus tareas era la de romper huelgas, de vez en cuando; aunque después se decantaría por una postura ideológica claramente de izquierda.  

Su carrera literaria tuvo éxito aproximadamente en 1930 con las novelas 'Cosecha roja' y 'La maldición de los Dain', ambas de 1929, a lo que le siguió 'El halcón maltés' (1930), su novela más famosa y que incluso fue llevada al cine, por John Huston y la actuación de Humphrey Bogart.  

Otras destacadas novelas salidas de su ingenio son 'El agente de la Continental' y 'El hombre delgado', de 1934; esta última presentó al mundo el matrimonio de detectives Nick y Nora Charles, que fueron base de una serie de famosos filmes.  

Fue el creador de la figura del detective cínico y desencantado de todo y el agente de la Continental apareció en unas tres docenas de relatos, algunos de los cuales fueron la base de sus novelas 'Cosecha roja' y 'La maldición de los Dain'.  

Hammet imprimió al género policíaco un enfoque realista y testimonial para tratar los hechos delictivos, por lo que se le considera el fundador de tal corriente y su más egregio representante.  

Sus narraciones destacan sobre todo por su realismo, la franqueza con que dibuja a sus personajes y escribe sus diálogos, así como por el impacto con que se desarrolla el argumento, que supone la descripción gráfica de actos brutales y las actitudes sociales hipócritas y cínicas.  

Demostró, asimismo, que también en este género se pueden denunciar las corrupciones políticas y económicas, aunque nada de todo esto está reñido con el humor.  

No sólo gozó del reconocimiento popular, sino también del que le dieron escritores y críticos serios. Cabe mencionar que también escribió guiones en Hollywood y su nombre apareció en los créditos de una serie de programas de radio que utilizaron sus personajes.  

En 1934, tras la publicación de 'El hombre delgado', su última novela, la carrera de Hammett como escritor estaba casi acabada y ya no volvió a escribir nada verdaderamente importante, de acuerdo con la crítica.  

Por esos días conoció a Lillian Hellman, lectora de sus guiones y quien tenía la ambición de convertirse en dramaturga, embarcándose en una larga relación, que duraría casi 30 años.  

Reconocido y perseguido por sus ideas políticas como izquierdista, en 1951 pasó seis meses en la cárcel por 'actividades antiestadounidenses'.  

Dashiell Hammet falleció el 10 de enero de 1961 en la ciudad de Nueva York, a los 67 años de edad.