Absentismo Laboral y Crisis Economica, juntos pero no revueltos
Escrito por Carmen Orus
Lunes, 26 de Septiembre de 2011 08:05
PDF Imprimir E-mail

Absentismo laboral detectives

A pesar de la crisis económica, la ausencia de los trabajadores en su puesto de trabajo es una realidad que sigue produciéndose por multitud de motivos en el día a día de las empresas. La preocupación de las compañías por los costes asociados al absentismo laboral hace que sus dirigentes decidan contratar los servicios de los detectives privados. La mayoría de las investigaciones están relacionadas con asuntos laborales.

Las dificultades económicas ya instaladas en nuestras vidas desde hace años han incrementado de forma significativa –hasta un 41%-, las peticiones de las empresas a los detectives debido al absentismo laboral de alguno o algunos de sus empleados. Ya sea porque se ausentan del trabajo de forma injustificada, porque cometen acciones ilegales o porque abandonan su puesto de trabajo sin motivo. Estas situaciones están relacionadas en muchos casos con competencia desleal o espionaje industrial.

El coste de una baja laboral es un problema económico, tanto porque tienen a un trabajador al que tienen que cubrir, como porque tienen que desembolsar en algunos casos hasta el 100% del salario, pero también porque existe la posibilidad de crear un mal clima laboral e incluso un efecto imitación. Una baja para la empresa, si se demuestra que es fraudulenta, conlleva otras situaciones como puede ser competencia desleal. En definitiva, para la empresa es altamente perjudicial. A pesar de todo ello, el principal motivo para la contratcion del detective es el ahorro de los costes del despido.

 

Los porcentajes registrados del índice de absentismo laboral en España se encuentran por encima de la Unión Europea. En la empresa privada las tasas se sitúan en torno al 5,90%, mientras que en el resto de Europa la cifra se acerca al 4%. Además debemos destacar que el empleado público presenta tasas de absentismo laboral que rondan el 20%.

La renovada reforma laboral también lucha contra el absentismo. La nueva norma se centra en un mayor control de los empleados por parte de las organizaciones -factor clave ante la lucha contra el absentismo- ya que el empresario cuenta con elementos de base para despedir con 20 días de indemnización por lo que el control del trabajador por parte del empleador pasa a ser mucho más estrecho.

Además, con la nueva norma el empresario puede despedir a un trabajador por motivos objetivos de producción o distribución. Esto va a provocar que en muchos casos el empleado acudirá a los tribunales, buscando un despido improcedente. En este sentido, las compañías necesitan aportar las pruebas proporcionadas por las agencias de detectives.

Según nuestra experiencia, los problemas de absentismo laboral afectan a todos los sectores. Por eso, ninguna empresa está exenta de este tipo de situaciones.

Pensemos, por ejemplo el caso de un empleado que solicita una baja que resulta ser fraudulenta. En muchas ocasiones el resto de sus compañeros saben que realmente lo es – esto por un lado puede producir un efecto negativo de contagio y puede enrarecer el clima laboral como comentaba anteriormente. Otro trabajador tiene que hacer las tareas del empleado de baja, así que puede repercutir en más volumen de trabajo para otros miembros de la plantilla y generar presión. Por eso, la relación entre los empleados y sus superiores resulta también perjudicada.

Qué  motiva las bajas fraudulentas y como se detectan

Dentro de los conflictos entre empresa y trabajador se observa que enfermedad y fraude van unidos. En ocasiones, muchos empleados que no quieren abandonar la compañía, pero sí perjudicarla, utilizan como excusa las enfermedades, físicas – como las lumbalgias – o  psicológicas – como la depresión o el estrés laboral- para obtener una baja.

El empleado, por su parte, al tratarse de una baja falsa, puede utilizar esa ausencia del trabajo para realizar competencia desleal o llevar a cabo trabajos remunerados en “negro” con los que obtiene un sobre sueldo.

Las empresas deben mantenerse alerta ante cualquier acción sospechosa de fraude. Al estar relacionado con el ámbito laboral, suele ser el Director de RR.HH el que debe ponerse en contacto con los detectives privados para iniciar la investigación y el seguimiento del empleado fraudulento. El mejor momento para contratar nuestros servicios es en el que se detectan las primeras sospechas. Al igual que el engaño puede cometerse sin importar el sector y sea cual sea la empresa, cualquier persona puede  realizarlo, sea cual sea su cargo o posición dentro de la organización.

Y llegados a este punto, ¿cuáles son las pruebas que hay que recabar? En el caso de una baja de ámbito psicológico, son más difíciles de demostrar ante el juez.

El seguimiento, las fotografías y las imágenes de video son fundamentales para detectar si la persona está mintiendo o no. Dependiendo del caso, se puede tardar desde días hasta semanas. Y es importante conocer las relaciones entre el empleado de baja y el médico firmante de la misma.

Fraudes relacionados

Como comentaba antes, una baja laboral permite un tiempo que da pie a cometer otro tipo de fraudes. La situación en la que el empleado de baja decide ocupar ese tiempo en realizar otras actividades para cobrar unos ingresos extras es una de las situaciones que más hemos detectado. En este caso, el empleado además de perjudicar a su empresa también lo hace a la Seguridad Social porque los pagos que recibe por otras actividades suelen realizarse en negro. Por el contrario, otros trabajadores aprovechan esta baja para trabajar en compañías del mismo sector, llevándose clientes o creando empresas competencia de forma paralela.

Nuestra recomendación es que ante los primeros indicios se actúe y se tomen medidas  porque el paso del tiempo no resuelve estas situaciones, sino que las empeora.

Por José María Alonso. Director Operativo de Zénit Detectives

Última actualización el Martes, 24 de Abril de 2012 16:13