El ultimo caso del detective Hernandez
Escrito por Carmen Orus
Miércoles, 12 de Septiembre de 2012 17:44
PDF Imprimir E-mail

Detectives privados

El último caso del detective privado Luis Hernández Bustamante, de 45 años, fue su propio caso: el del primer detective asesinado en España desde que existe esta profesión. Este investigador de 45 años fue hallado muerto el pasado domingo, después de varias horas de tortura, en un descampado de la avenida de Llano Castellano, a poco más de un kilómetro de la estación de Chamartín. El fallecido, semidesnudo, amordazado con cinta adhesiva y maniatado con un cable eléctrico, fue maltratado durante horas hasta morir asfixiado por una bolsa de plástico en la cabeza. ¿Pero quién lo hizo? ¿Y por qué lo hizo? ¿Pretendían arrancarle alguna información? La policía intenta averiguar qué asuntos había estado investigando Hernández para ver si alguno de ellos fue el que le costó la vida. "Huele a cosa de un grupo de corte mafioso o de narcos colombianos", opina un compañero.

"Luis era un hombre corpulento, capaz de vencer sin problemas a dos" agresores

"Huele a cosa de un grupo mafioso o de 'narcos' colombianos", opina un compañero

Hernández no era ni Philip Marlowe ni se parecía a ninguno de los duros investigadores de las películas. De tener que parecerse a alguien quizás hubiera preferido al flemático Hércules Poirot. Desde que estudió en el colegio Mirasierra, en el madrileñ

o barrio de Bilbao, tenía claro lo que quería ser y cómo ganarse la vida, según recuerda el policía nacional Emilio Ambite, íntimo amigo desde la infancia. Ya cuando hizo la mili en 1982 en Valencia optó por la Policía Militar y fue escolta de Rafael Allendesalazar y Urbina, capitán general de la esa región.

Tuvo tan claro desde siempre a qué se iba a dedicar que acabó la carrera de detective con una calificación de notable y creó la agencia Herbus. Poseía la licencia profesional número 325, una de las más antiguas de Madrid. Tras 25 años de trabajo, la Asociación Profesional de Detectives de España le concedió el pasado octubre la medalla a la constancia en el congreso celebrado en Las Palmas. "Siempre estaba haciendo cursos de criminología, medicina forense, grafología, derecho... para ampliar sus conocimientos", recalca un amigo.

El viernes de la semana pasada, la noche que le iban a matar, Hernández cenó un bocadillo de calamares - "le encantaban los calamares", recuerda su amigo Ambite- en un bar de la calle de Alcalá, al lado del metro de Pueblo Nuevo. A unos pocos cientos de metros de ese local, Hernández vivía en un modesto piso de protección oficial de la calle de Fuencaliente, junto a la avenida de los Hermanos García Noblejas. Parece que nunca llegó a dormir a su casa. Lo que le pasó desde ese momento hasta que una mujer halló su cadáver cerca de las cocheras de autobuses de la EMT próximas a la colonia Virgen de Begoña es un enigma.

La alarma saltó el sábado por la mañana, cuando no se presentó a su puesto de trabajo en Feriarte, en los recintos feriales de Ifema. "Luis era un hombre muy cumplidor, muy puntual y muy responsable para sus cosas. ¿Juerguista? En absoluto. Se podía tomar un whisky o un vodka con naranja en el pub Chip o en el Gorbachov, cerca de Ciudad Lineal... Pero sólo una copa, ¿eh? Así que es lógico que nos asustásemos por su desaparición", declara el policía Ambite.

El presidente de la Asociación Profesional de Detectives Privados de España, Julio Gútiez, cree que el crimen tiene "tintes de una venganza" o de algún encargo mafioso. La Brigada Judicial de Madrid, por ahora, no tiene una hipótesis y ningún funcionario se atreve a decir si Hernández fue asesinado por algún caso que investigaba o había investigado o si lo fue por algún asunto personal.

Hernández era titular de la firma Alian Detectives y compartía con María de Montemayor Ruiz Soria un pequeño despacho en la calle de Alberto Alcocer. Muchos de sus encargos, obtenidos previo concurso público, consistían en dar discreta seguridad en los diferentes certámenes que se celebran en el recinto ferial Ifema (Iberjoya, Feriarte, Fitur, Simo, la Pasarela Cibeles, el Salón del Automóvil, Expofranquicia, etcétera). Nadie sabe que hubiera tenido algún

problema en este trabajo, aparte de los rutinarios (controlar a algún sospechoso, identificar a algún ladrón...).

Aparte de su trabajo en Ifema, se ocupaba de lo habitual entre los detectives: rutinarios informes comerciales, infidelidades conyugales, algún caso de divorcio, seguimiento a un chico cuyos padres sospechan que anda por mal camino, encargos de algún abogado de campanillas -como recientemente había hecho para un ex magistrado de la Audiencia Nacional- y casos de bajas laborales con el pretexto de una enfermedad fingida. Uno de éstos, referente a un vecino de Toledo, era el que le tenía ocupado antes de ser asesinado.

 

Gracias al buen hacer de Hernández, la policía logró recuperar en Madrid hace tres o cuatro años un valioso lote de cuadros robados que una banda de delincuentes suramericanos pretendía poner a la venta, según varios compañeros. ¿Tiene su muerte algo que ver con eso?

El detective había investigado hace tres años a un grupo de empresarios inmobiliarios de Málaga. Y en su caja fuerte guardaba documentos con el rótulo Marbella. ¿Por qué tenía Hernández esos documentos depositados en su cámara acorazada? ¿Contenían algo especialmente importante para que lo tuviese ahí, en vez de entre los demás expedientes? Hernández era muy meticuloso y, si actuó así, sus razones tendría.

Cuando fue encontrado en un sucio y húmedo descampado, Hernández llevaba muerto 24 horas, es decir, que había exhalado su último aliento en la mañana del sábado. Eso supone que estuvo en manos de sus asesinos varias horas, tiempo durante el que fue golpeado en la cabeza con un objeto contundente, si bien murió asfixiado por una bolsa de plástico del hipermercado Alcampo. El método de la bolsa es ya un clásico en los interrogatorios desde que años atrás lo inventaran los policías del Royal Ulster Constabulary para arrancar información a los detenidos del IRA norirlandés.

 

Los asesinos mataron a su víctima en otro lugar diferente al descampado en el que arrojaron su cadáver. Posiblemente le trasladaron en su mismo coche -un Seat Toledo gris, matrícula 1205 CWS- y después huyeron llevándose consigo este vehículo, que aún no ha sido localizado. Los investigadores sospechan que los homicidas fueron entre tres o cuatro individuos, ya que Hernández era "un hombre fuerte, corpulento, de más de 100 kilos, capaz de enfrentarse y vencer sin dificultad a dos tíos".

El Grupo de Homicidios de Madrid aún no ha encontrado ni el automóvil de Hernández, ni su teléfono móvil ni su cartera. Los criminales se lo llevaron todo.

Última actualización el Jueves, 13 de Septiembre de 2012 08:48