El detective en el mundo
ANGELINA JOLIE CONTRATO UN DETECTIVE PARA SEGUIR A BRAT PITT Y DESCUBRIO SU INFIDELIDAD
Escrito por Carmen Orus
Jueves, 22 de Febrero de 2018 08:44
PDF Imprimir E-mail

detective Barcelona; detective Girona

Investigator Detectives. Empresa de Jorge Colomar, detective que ha resuelto casos que han tenido eco en toda la prensa.

¿Tienes un problema que no puedes resolver? ¿Tu empresa está teniendo problemas? Clica aquí.

Respuestas a tus dudas: 619 585 52

LA PAGINA DE NOTICIAS DEL CORAZON PAGE SIX PUBLICO EL NOMBRE DELA TERCERA EN DISCORDIA: LA ACTRIZ MARION COTILLARD.

A pesar de que en la demanda de divorcio que presentó Angelina Joliecontra Brad Pitt no se mencionan terceras personas, Page Six, el portal de noticias del corazón del New York Post, asegura que ésta habría sido la principal razón de la separación.

La actriz habría decidido poner fin con su matrimonio tras contratar a un detective privado, quien habría descubierto que Pitt le era infiel con una colega, la actriz Marion Cotillard, con la que el actor acaba de rodar la película "Aliados", un drama sobre la Segunda Guerra Mundial.

Ninguno de los protagonistas de este polémico triángulo, todavía por confirmar, se pronunciado al respecto. Cotillard está embarazada por segunda vez, fruto de su relación con el actor Guillaume Canet, padre de su hijo pequeño, Marcel, de cinco años.


Última actualización el Jueves, 22 de Febrero de 2018 09:24
 
Detectives 2.0
Escrito por Carmen Orus
Jueves, 08 de Febrero de 2018 17:42
PDF Imprimir E-mail

 Jorge Colomar Detective. Experto en seguridad empresarial. Profesionales expertos en todos los campos de la investigación. Barcelona, Girona, Andorra, Bilbao, Valencia, Zaragoza, Lleida, Tarragona.

Por Elena Díaz Sánchez - Aguilera para Think Big.

  Los verdaderos detectives, aquellos que usaban gabardina beige, gafas, sombrero y    prismáticos,   han dejado paso a Internet y a las nuevas herramientas de investigación para convertirse en detectives 2.0 gracias a los recientes inventos tecnológicos. Cámaras camufladas en bolígrafos o en termos de café, micrófonos que jamás encontrarás y multitud de gadgets innovadores para convertirse en espías de la era digital.

Internet, el arma indispensable

De hecho, Internet se ha convertido en la mejor herramienta para la investigación privada, y es evidente que, hoy en día, los detectives tienen muchas más facilidades a la hora de analizar un caso gracias a Internet, el gran aliado del detective 2.0.

Además, a esta revolución digital se suman las comunidades virtuales creadas por los usuarios, como las redes sociales, donde los investigadores pueden conseguir información importante sobre la persona que buscan. Toda actividad publicada en Twitter, Facebook, LinkedIn u otras rrss queda visible para todo aquel que tenga habilidad.

Siguiendo en el ámbito de Internet, actualmente un factor de riesgo para las empresas es su seguridad informática. En este sentido, los detectives 2.0 se hacen con software específicos y cursan masters que los capacitan para detectar las irregularidades en un sistema.

Gadgets propios de la ficción

Sin duda, lo que ha revolucionado el sector de la investigación privada ha sido la aparición de gadgets tecnológicos que parecían propios de la ciencia ficción, y que ahora los detectives y espías reales pueden utilizar. Relojes, bolígrafos, pen drives, micrófonos, smartphones espías, localizadores Todo tipo de productos que incorporan la última tecnología para espías.

Mando a distancia con cámara oculta

Existen varias empresas líderes en este sector que comercializan con productos para detectives 2.0. Por ejemplo, Espiamos es una tienda española líder en la venta de cámaras ocultas de alta definición insertadas en dispositivos tan dispares como gafas, corbatas, mandos a distancia o despertadores. Además de las cámaras, también son populares por sus localizadores GPS y grabadoras de voz ocultas en pulseras, llaveros, cables, linternas o tarjetas de crédito. La Tienda del Espía, por su parte, es bastante conocida porque cuenta con más de 20 años de historia y tiene su propio museo en Madrid (C/Alcalá, 143) donde se exponen las innovaciones más curiosas. En esta tienda puedes encontrar productos como bolsos de fiesta que disponen de grabación de audio, video y localizador; envases secretos que simulan un bote que puedes tener en cualquier hogar pero que, en realidad, sirven de caja fuerte para tus objetos más valiosos; cepillos con escondites; o bolígrafos con tinta invisible.

En este escenario, para conocer de primera mano los inventos recién creados, puedes acudir al próximo Salón Internacional de la Seguridad (SICUR) que se celebra en Madrid del 20 al 23 de febrero de 2018. El evento, organizado por IFEMA, contará con la presencia de expertos de diversos sectores que han seleccionado un total de 24 productos innovadores relacionados con seguridad, seguridad laboral, y contra incendios y emergencias.


jorge_colomar_detective_seguridad

 
Nuestro Sherlock Holmes
Escrito por Carmen Orus
Miércoles, 21 de Septiembre de 2016 07:31
PDF Imprimir E-mail

Desde la llegada de la ciencia forense al estilo CSI, la labor de los detectives privados en los grandes crímenes parece tener poca cabida. Las caras pruebas periciales, el ADN como testigo... llevan a pensar en los private eye, como los llaman en EE.UU., como una especie a extinguir, condenados a investigar adulterios o falsas bajas laborales y cobros a seguros.

Por eso, cuando uno se encuentra con una historia como la de Jorge Colomar hasta se emociona. Tras entrar como ayudante en una agencia de detectives de la España anterior a la democracia, Colomar fundó en 1978 su propia empresa. Con masters en investigación y seguridad en EE.UU. e Israel, tiene una diplomatura en Dirección de Seguridad de Empresa por ICADE y fue el primer detective del país que tuvo autorización para investigar asuntos criminales, según explica en su web. Varios de sus investigaciones, como el ‘El asesinato de Caspe’, ‘El asesinato de Esperanza Comas’ o el de ‘Ramón Laso, el doble parricida de Amposta’; han aparecido en los medios de comunicación. Tanto que un reportaje sobre él de El País en 1990 se tituló “Los casos resueltos del sabueso Colomar”. En él explican que es “ex legionario, escritor de libros de filosofía oriental y piloto de aviación privado”, además de desmesuradamente alto y que su agencia, al menos entonces, se dedicaba principalmente a investigar “temas financieros y de espionaje industrial, líos de faldas y muy de cuando en cuando asesinatos”.

El siguiente gran reportaje sobre él, no sobre sus casos, fue hace unos pocos meses en el programa de La Sexta Equipo de Investigación, donde lo localizan tras “semanas de espera”.
Ha cambiado su oficina en Barcelona por otro en un pueblo a 30 kilómetros de Girona. En su pequeño despacho, rodeado de libros de criminología, Colomar fuma un cigarro. Tiene 61 años y un bigote a lo Tom Selleck. Define a los detectives privados como personas muy observantes de la justicia. Sus honorarios, bastante elevados, garantizan los mejores resultados que el dinero puede comprar. Quizá su último caso mediático sea la mejor prueba. Gracias a él se detuvo a Ramón Laso, un parricida convicto en 1990 que, para poder continuar con la relación sentimental que mantenía con su cuñada, mató al marido de esta y a su propia mujer. Laso fue este pasado octubre declarado culpable por un jurado popular, siendo el primer caso en España en el que hay condena sin haber ni cadáver, ni restos biológicos, ni confesión. En esa primera entrevista con El País, Colomar aseguraba no soportar a los periodistas, pero reconocía que de vez en cuando se hace pasar por uno para lograr sus objetivos. Cuando habla con La Sexta, avisa que si la pregunta no le interesa, se sale por “la calle del medio”.

Aparte de la información que se aporta en esta página -ver vídeos- sobre Jorge Colomar hay mucha información en internet. Los servicios que presta su agencia Investigator Detectives se ecuentran aquí, en esta web. Y también en Jorge Colomar Detective y en Jorge Colomar Detectives.



Carlos Carabaña


Última actualización el Miércoles, 21 de Septiembre de 2016 10:50
 
El Sherlock Holmes español
Escrito por Carmen Orus
Miércoles, 21 de Septiembre de 2016 07:31
PDF Imprimir E-mail

Desde la llegada de la ciencia forense al estilo CSI, la labor de los detectives privados en los grandes crímenes parece tener poca cabida. Las caras pruebas periciales, el ADN como testigo... llevan a pensar en los private eye, como los llaman en EE.UU., como una especie a extinguir, condenados a investigar adulterios o falsas bajas laborales y cobros a seguros.

Por eso, cuando uno se encuentra con una historia como la de Jorge Colomar hasta se emociona. Tras entrar como ayudante en una agencia de detectives de la España anterior a la democracia, Colomar fundó en 1978 su propia empresa. Con masters en investigación y seguridad en EE.UU. e Israel, tiene una diplomatura en Dirección de Seguridad de Empresa por ICADE y fue el primer detective del país que tuvo autorización para investigar asuntos criminales, según explica en su web. Varios de sus investigaciones, como el ‘El asesinato de Caspe’, ‘El asesinato de Esperanza Comas’ o el de ‘Ramón Laso, el doble parricida de Amposta’; han aparecido en los medios de comunicación. Tanto que un reportaje sobre él de El País en 1990 se tituló “Los casos resueltos del sabueso Colomar”. En él explican que es “ex legionario, escritor de libros de filosofía oriental y piloto de aviación privado”, además de desmesuradamente alto y que su agencia, al menos entonces, se dedicaba principalmente a investigar “temas financieros y de espionaje industrial, líos de faldas y muy de cuando en cuando asesinatos”.

El siguiente gran reportaje sobre él, no sobre sus casos, fue hace unos pocos meses en el programa de La Sexta Equipo de Investigación, donde lo localizan tras “semanas de espera”.
Ha cambiado su oficina en Barcelona por otro en un pueblo a 30 kilómetros de Girona. En su pequeño despacho, rodeado de libros de criminología, Colomar fuma un cigarro. Tiene 61 años y un bigote a lo Tom Selleck. Define a los detectives privados como personas muy observantes de la justicia. Sus honorarios, bastante elevados, garantizan los mejores resultados que el dinero puede comprar. Quizá su último caso mediático sea la mejor prueba. Gracias a él se detuvo a Ramón Laso, un parricida convicto en 1990 que, para poder continuar con la relación sentimental que mantenía con su cuñada, mató al marido de esta y a su propia mujer. Laso fue este pasado octubre declarado culpable por un jurado popular, siendo el primer caso en España en el que hay condena sin haber ni cadáver, ni restos biológicos, ni confesión. En esa primera entrevista con El País, Colomar aseguraba no soportar a los periodistas, pero reconocía que de vez en cuando se hace pasar por uno para lograr sus objetivos. Cuando habla con La Sexta, avisa que si la pregunta no le interesa, se sale por “la calle del medio”.

Carlos Carabaña

 

 
DETECTIVES PRIVADOS
Escrito por Carmen Orus
Martes, 30 de Agosto de 2016 14:09
PDF Imprimir E-mail
Investigator - El detective en el mundo

detectives barcelona, detectives girona, detectives andorra

En las dos últimas décadas, he conocido   a unos cuantos representantes de este gremio, algo denostado por el cine, la televisión y hasta por el lenguaje. Las infidelidades y la comprobación de las bajas laborales siguen siendo los encargos más comunes que reciben. Pero hay unos cuantos de ellos que han protagonizado episodios que ni el cine negro ni los grandes de la literatura podrían haber ideado.

No lucen largas y raídas gabardinas, ni tienen botellas de whisky escocés en los cajones de sus despachos, ni se parecen al Sam Spade de Hammett que encarnó Humphrey Bogart. Al menos los detectives privados que yo conozco se alejan de los cánones del cine negro americano. Ni siquiera son tan duros como el Germán Areta creado por José Luis Garci e interpretado por Alfredo Landa en El crack. Tampoco se dedican en exclusiva a perseguir infidelidades ni a espiar a políticos, como podría parecer a tenor de los sabido en los últimos tiempos.

En las dos últimas décadas, he conocido a unos cuantos representantes de este gremio, algo denostado por el cine, la televisión y hasta por el lenguaje, que les ha reservado epítetos como sabuesos o huelebraguetas. Las infidelidades y la comprobación de la veracidad de las bajas laborales siguen siendo los encargos más comunes que reciben, de los que viven la mayoría de los 3.000 investigadores privados con licencia en España. Pero hay unos cuantos de ellos que han protagonizado episodios que ni el cine negro ni los grandes de la literatura del género podrían haber ideado. Fue un despacho de detectives quien estaba detrás de lainvestigación periodística que acabó con la carrera de Ramón Calderón como presidente del Real Madrid cuando se descubrió la presencia de falsos compromisarios en una asamblea del club. Y fue un investigador privado quien grabó a Ignacio González durante un viaje a Colombia, imágenes que luego fueron difundidas en varios medios.

Los detectives, pese a lo que hemos visto en el cine, no pueden esclarecer delitos. Tienen muy bien delimitadas sus funciones Los detectives, pese a lo que hemos visto en el cine, no pueden esclarecer delitos. Tienen muy bien delimitadas sus funciones y cuando tienen noticia de la comisión de un delito, deben comunicarlo a la policía y así lo hacen la mayoría. Hay uno de ellos, especializado en delincuencia económica, que está detrás de varias grandes operaciones contra la corrupción y el crimen de cuello blanco. Gerardo Díaz Ferrán, el expresidente de la CEOE, y el liquidador Ángel de Cabo están entre rejas gracias a que el despacho de abogados que representaba a los acreedores de Díaz Ferrán contrató los servicios de este detective, que encontró una buena parte de los bienes que el expresidente de Marsans quiso hurtar a la justicia y a sus acreedores. El mismo investigador descubrió una multimillonaria estafa a dos hermanas de la nobleza española perpetrada por un abogado y el hermano de éste, un párroco, confesor de las nobles. Este mismo investigador, para quien no existen las fronteras a la hora de encontrar propiedades o dinero en cuentas bancarias, fue quien identificó al pederasta del que hablaba en la última entrega de La Pringue.

“Si no te falta trabajo, no necesitas salir en la tele. Los que veas en la tele de mi gremio, es que están a dos velas”, me repite muchas veces un detective de los que nunca quieren estar delante de los focos. Me lo decía en referencia a Método 3, la archiconocida agencia barcelonesa, hoy en liquidación y con sus informes a la venta al mejor postor.

El detective más cinematográfico que conozco vive en la costa catalana, alejado del ruido y disfrutando de los beneficios de una carrera en la que no le ha faltado de nada: cruzó la frontera entre Francia y España con un empresario que debía millones a sus trabajadores secuestrado en el maletero de un coche y hasta ha resuelto varios crímenes. Altísimo, de manos y pies grandes, de hueso ancho, con voz profunda, adiestrado en el ejército, Jorge Colomar es capaz de pilotar aviones y seguro que podría protagonizar una serie con su nombre. Fue él quien esclareció el crimen de Antonia Torres, una joven de 19 años que desapareció sin dejar rastro. La policía cerró el caso como una fuga, pero ocho años después la madre llamó a una vidente que estaba en un programa de radio nocturno y la adivina le dijo que su hija estaba muerta. El detective oyó el programa y se puso en contacto con la madre de la chica, que le contrató. El investigador ese entrevistó con todos los amigos de Antonia y descubrió que tenía un novio; se enteró de que la chica estaba embarazada en el momento de su desaparición, algo que sólo sabían dos de sus amigas íntimas; y habló mucho con el novio de Antonia, hasta que le hizo incurrir en varias contradicciones.

Con el informe que elaboró se presentó en el Grupo de Homicidios de la Policía de Zaragoza, que sólo tuvo que confirmar el trabajo que había hecho el detective, gracias al que el novio de la víctima pudo ser condenado a 20 años de prisión. Incluso dieron con los restos de Antonia: unos huesos en una vieja cabaña de pastores entre los que se encontraba un fragmento de cráneo con un agujero correspondiente a una bala del calibre 22. La chica fue asesinada por su novio cuando éste se enteró de que estaba embarazada y ante su resistencia a abortar.

Manuel Marlasca


Última actualización el Martes, 30 de Agosto de 2016 18:57
 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>
Página 1 de 14